Rosalía: La armonía, trá trá.

Rosalía es, sin duda, la artista del momento. No sólo por su forma de irrumpir, por su propuesta estética y musical o por su alcance internacional sino por aspectos no tan evidentes de su música.

La conocí de una forma totalmente accidental gracias a la cantidad de detractores a los que parecía molestar que la joven triunfase, hice un video sobre ello.

A lo que vamos: en los últimos años hemos vivido la ascensión imparable de artistas cuya música se basaba puramente en la producción sonora, dejando el aspecto armónico relegado, literalmente, a los cuatro acordes de siempre.

Sin embargo en Rosalía encontramos, si miramos debajo de toda la producción -que pese a su minimalismo contiene elementos muy llamativos-, una serie de recursos armónicos que bien merecen una pequeña exploración.

La artista compone, compone de verdad, quiero decir; melodía, acordes y una idea clara del arreglo que luego materializa con sus productores. De hecho su disco El Mal Querer es su trabajo de fin de grado reconvertido gracias a los sonidos de su productor en el disco tal y como lo conocemos.

Algunos recursos armónicos, uso de modos habituales en el flamenco, dominantes frigios, etc, alejan el disco de la previsible armonía de los top chart, lo cual se agradece en una artista joven.

Que haya o no estudiado es lo de menos, pero en su caso, Rosalía ha estudiado en una de las mejores escuelas de música que tenemos en España, así que lo mínimo es escuchar el álbum y formarse opinión.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *